Sep 30, 2016

DIVINO NIÑO JESÚS



DIVINO NIÑO JESÚS


Si desea formar parte del Grupo mundial "Amigos del Divino Niño Jesús" haga clic aquí.
En el año 1636 Nuestro Señor le hizo a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento una promesa que se ha hecho muy famosa: “Todo lo que quieras pedir, pídemelo por los méritos de mi infancia, y tu oración será escuchada”.
Los Padres Carmelitas y las Hermanas Carmelitas, siguiendo el ejemplo de sus santos fundadores, Santa Teresa y San Juan de la Cruz, se han propuesto propagar donde quiera que llegan la devoción al Milagroso Niño Jesús, que consiste en honrar los 12 primeros años de Jesús en la tierra, los años de su infancia, y por los méritos que Jesús ganó en sus 12 años de niñez, pedir a Dios todos los favores que necesitamos.
Muchísimos devotos en el mundo entero han hecho el ensayo de pedir favores a Dios por los méritos de la infancia de Jesús, y han obtenido favores admirables. 
NOVENA DE LA CONFIANZA AL DIVINO NIÑO JESÚS

Niño amable de mi vida, consuelo de los cristianos, la gracia que necesito, pongo en tus benditas manos.
Padre Nuestro...
Tú que sabes mis pesares, pues todos te los confío, da la paz a los turbados, y alivio al corazón mío.
Dios te salve María...
Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano, pues eres Hijo de Dios, y auxilio de los cristianos.
Gloria al Padre...
Acuérdate oh Niño Santo, que jamás se oyó decir, que alguno te haya implorado, sin tu auxilio recibir,
por eso con fe y confianza, humilde y arrepentido, lleno de amor y esperanza, este favor yo te pido:
Pedir la gracia que se desea
y decir siete veces:
DIVINO NIÑO JESÚS
BENDICENOS.
CORONILLA DEL DIVINO NIÑO JESÚS
Esta devoción es debida a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, Carmelita Descalza de Beaune (Francia), devotísima del Niño Jesús, muerta en olor de santidad a la temprana edad de 27 años. El Niño Jesús le prometió otorgar gracias muy especiales de inocencia y de pureza a todas las personas que la rezasen con devoción.
He aquí dicha Coronilla:
Por la señal...
Adorada y glorificada sea la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén.
Adorado y glorificado sea el Padre,
-El Verbo se hizo carne,-Y habitó entre nosotros.
Padrenuestro...
Adorado y glorificado sea el Hijo,
-El Verbo se hizo carne,-Y habitó entre nosotros.
Padrenuestro...
Adorado y glorificado sea el Espíritu Santo,
-El Verbo se hizo carne,-Y habitó entre nosotros.
Padrenuestro...
1º  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Encarnación.
-El Verbo se hizo carne,-Y habitó entre nosotros.Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de la Visitación. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestro Nacimiento. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de la Adoración de los Pastores. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Circuncisión. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Epifanía. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Presentación en el Templo. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Huida a Egipto. Gloria...
  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Permanencia en Egipto. Gloria...
10º  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestro Regreso a Nazaret. Gloria...
11º  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Vida oculta en Nazaret. Gloria...
12º  Dulcísimo Niño Jesús, os adoro en el misterio de vuestra Pérdida y Hallazgo en el Templo. Gloria...
ORACIÓN
Vos, oh Dios mío, que os dignasteis constituir a Vuestro Unigénito Hijo Salvador del género humano, y ordenasteis que se llamara Jesús, conceded propicio que, los que veneramos su Santo Nombre en la tierra, gocemos de su presencia en los cielos. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Historia de la devoción al Niño Jesús de Praga 
Narran las antiguas tradiciones que en Andalucía, España, había hace varios siglos un santo religioso carmelita que se dedicaba a hacer imágenes, y que deseaba mucho hacer una estatua bien hermosa del Divino Niño Jesús. Y repetía una frase muy parecida a la de Santa Teresa: “Véante mis ojos, dulce Jesús bueno. Véante mis ojos. Muérame yo luego”. Y que tantas veces pidió a Nuestro Señor la gracia de poder contemplar cómo era el rostro del Divino Niño, que un día vio que se le aparecía el Niño Jesús, sonriendo y bendiciéndolo. El santo religioso procuró grabar en su memoria lo mejor que pudo el rostro del Divino Niño y se dedicó luego a fabricar la estatua que le quedó hermosísima. Murió después muy contento de haber podido contemplar el rostro de nuestro amable Redentor.
Esta bella imagen fue obsequiada por los Carmelitas a una princesa que se dirigía a Checoslovaquia a casarse con el Príncipe de Praga en 1556, y allá la llevó ella. Y le colocó después los vestidos más lujosos de su hijito el pequeño príncipe de Praga. Y allí empezó el Divino Niño a hacer maravillosos prodigios a quienes lo honraban y le tenían fe.
La princesa de Praga dejó al morir su bella estatua del Niño Jesús a los Padres Carmelitas recomendándoles mucho que honraran al Divino Niño porque ella había notado que las personas que le rezaban al Niño Jesús obtenían favores muy especiales.
Entonces un Padre Carmelita, el P. Cirilo de la Madre de Dios, se propuso honrar al Niño Jesús, y los prodigios comenzaron a multiplicarse. Su convento que estaba en ruinas empezó a recibir ayudas inesperadas. Una familia que se dedicó a honrar y hacer honrar por otros al Niño Jesús, recibió tantos favores y se les alejaron tantos problemas que no se cansaban de narrarlo a todos los que trataban con ellos. La ciudad de Praga rodeada por miles y miles de protestantes que deseaban destruirla se vio libre de una manera prodigiosa, después de haberle prometido al Niño Jesús hacerle un gran templo. Y así la devoción al Divino Niño Jesús se hizo sumamente popular y las gentes obtenían formidables ayudas del cielo al pedirlas por los méritos de la infancia de Jesús. La paz renacía en los hogares desunidos. Los hijos perdidos volvían a sus hogares. Los negocios que iban hacia el fracaso volvían a la prosperidad. Los pecadores sumidos en los vicios dejaban su vida de pecado y empezaban a ser buenos... Y por todas partes la gente entusiasmada narraba favores y más favores del Divino Niño, porque Jesús dijo: “Todo el que pide recibe”: Y el Niño Jesús apareciéndose en una visión al Padre Cirilo le dijo: “Si me honráis, Yo os honraré. Si sois generosos conmigo, Yo seré generoso con vosotros”.
ORACIÓN AL NIÑO JESÚS 
Acuérdate, ¡oh dulcísimo Niño Jesús!, que dijiste a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, y en persona suya a todos tus devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los meritos de mi infancia y nada te será negado”. Lleno de confianza en Ti, ¡oh Jesús!, que eres la misma verdad, vengo a presentarte mis necesidades.
Ayúdame a llevar una auténtica vida cristiana, para conseguir una eternidad felizPor los méritos infinitos de tu encarnación y de tu infancia,concédeme la gracia que te estoy pidiendo (aquí se expresa el favor que se quiere alcanzar). Me entrego a ti, oh Niño Omnipotente, seguro de que escucharás mi súplica y me fortalecerás en la esperanza. Amén.
ORACIÓN REVELADA POR MARÍA SANTÍSIMA
Al V. P. Cirilo, Carmelita Descalzo
Oh Divino Niño Jesús, yo recurro a Ti y te ruego por la intercesión de tu Santa Madre, me asistas en esta necesidad (se la puede manifestar), porque creo firmemente que tu Divinidad me puede socorrer. Espero con toda confianza obtener tu santa gracia. Te amo con todo el corazón y con todas las fuerzas de mi alma. Me arrepiento sinceramente de todos mis pecados, y te suplico, oh buen Jesús, me des fuerzas para triunfar. Propongo no ofenderte, y me ofrezco a Ti dispuesto a sufrir antes que hacerte sufrir.
De ahora en adelante, quiero servirte con toda fidelidad, y por tu amor, ¡oh Divino Niño!, amaré a mi prójimo como a mí mismo.
Niño omnipotente, Señor Jesús, nuevamente te suplico me asistas en esta circunstancia (se manifiesta).
Concédeme la gracia de poseerte, eternamente con María y José y adorarte con los ángeles de la Corte del Cielo. Amén.

Nos dice la Santísima Virgen en San Nicolás: 
23-12-85     Mensaje 759: 
Veo a la Santísima Virgen y me dice, muy suavemente: Hija, hoy te revelaré el nacimiento de mi amado y dulcísimo Hijo.
Salió de mi vientre, de la misma manera que fue introducido, quiero decir, sin ser tocado.
Nació impulsado por el Espíritu del Señor Todopoderoso. No sentí ningún dolor, sólo sentí que mi vientre se abría y se cerraba, mas fue sólo una sensación, porque no me quedó rastro alguno, quedando Yo intacta como antes.
Ese fue su maravilloso nacimiento, por la Gracia de Dios Padre.
Amén.
2-5-85      Mensaje 546: 
Hoy me dice la Virgen, cómo era Jesús desde que era pequeño.
Te diré: A los tres años tenía ya, una gran inteligencia, tenía el entendimiento que Dios Padre le daba, creció sabiendo que El, era el Hijo de Dios. Fue siempre muy callado, siempre estaba meditando, mas cuando hablaba, lo hacía con humildad y una gran sabiduría, la gran sabiduría de Dios.
Hija, así era mi amado Hijo en la tierra, fue el más fiel predicador y pastor del Rebaño de su Padre.
Amén.
11-9-86     Mensaje 964: 
Hija: Hoy te diré algo de Jesús cuando tenía doce años de edad, edad en que fue presentado en el Templo. Tenía la inocencia de niño y ya se reflejaba el amor hacia todo lo creado por el Todopoderoso.
En sus sensatas y sabias palabras, se podía percibir la sabiduría.
Con José mi esposo, solíamos quedarnos horas escuchándolo hablar, lo que El con mucho amor nos decía.
Una de las tantas frases que nos dijo: "Jesús, vida nueva para el alma nueva, mucha sangre correrá para que esto se haga realidad".
Mi Hijo supo siempre el padecimiento que le esperaba. Que el cristiano sepa reflexionar cuanto te he dicho, son palabras de la Madre de Jesucristo.
Amén, amén.

DIVINA INFANTITA VIRGEN NIÑA


DIVINA INFANTITA
(VIRGEN NIÑA)




En México capital, en el convento de San José de Gracia, había una comunidad de monjas Concepcionistas, y entre ellas una "lega" llamada Sor Magdalena de San José, ella había sido una joven distinguida, ilustre y rica que por humildad donó su dote a otra joven para que pudiera ser de "coro".
El día de los Santos Reyes del año 1840 estando la madre Magdalena en oración ante el pesebre del Niño Jesús, y mientras adoraba el sagrado misterio tuvo la siguiente inspiración:
¿Por qué a la Santísima Virgen no se la venera también en su nacimiento, y por qué no se le celebra con cantos de alegría como se hace con el Niño Jesús?
Y mientras estaba pensando esto se le apareció la Santísima Virgen Recién Nacida sobre las nubes, acostadita y vestida como una reina y oyó que le decía : 
"CONCEDERÉ TODAS LAS GRACIAS QUE ME PIDAN LAS PERSONAS QUE ME HONREN EN MI INFANCIA, PUES ES UNA DEVOCIÓN MUY OLVIDADA".  
Profundamente impresionada la madre Magdalena sintió un gran deseo de dar a conocer a la Virgen Recién Nacida; se lo comunicó todo a la abadesa la madre Guadalupe de San Lorenzo. Después le pidió permiso para hacer una imagen como la que ella había visto y le expresó su vehemente deseo de que todos supieran lo que la Virgen le había dicho.
Pero la abadesa, con la intención de probar si todo aquello era realidad, no le hizo mucho caso, pensando que si era verdad y del agrado de Dios ella volvería a insistir en el caso.
Pues así fue, un día la madre Magdalena estaba limpiando la sacristía y se encontró la cabecita de un ángel que antes había sido colateral de la Custodia, y que se había roto. Muy contenta le llevó la cabecita a la abadesa para que le diera permiso para hacer la imagen de la Divina Niña aprovechando la cabecita del ángel. Después de mucho rogar la Madre le dio el permiso e inmediatamente llamaron al escultor. La madre Magdalena le explicó como era la imagen que ella había visto para que la hiciera igual. Y por un precio muy bajo el escultor se la hizo. La imagen quedó preciosa del tamaño de una niña recién nacida.
La llevaron a bendecir, y enseguida la Madre Magdalena llena de fervor y de alegría comenzó a promover el culto de la Divina Infantita, dando a conocer todo cuanto había acontecido cuando ella se encontraba haciendo oración.
Esta devoción de la Virgen en el misterio de su Natividad fue acogida por el pueblo, entre las personas que la iban conociendo renacía un cariño y ternura especial para la Madre pequeñita de Jesús. Se extendió el culto y también las gracias y favores extraordinarios que las personas iban alcanzando de Dios por la intercesión de María Niña.
Sin embargo enseguida llegaron las pruebas, pues las autoridades eclesiásticas prohibieron este culto hasta comprobar su autenticidad.
A pesar de todo la madre Magdalena no se dejó vencer en su profundo amor para con la Divina Niña, y con la ayuda económica de su familia fue a Roma para entrevistarse con su Santidad el Papa Gregorio XVI. Durante la audiencia le expuso a su Santidad todo lo acontecido sobre la aparición y lo que la Virgen le había dicho, y los favores que las personas habían recibido por la intercesión de la Virgen en este misterio de su Natividad.
Aquí de nuevo nuestro Señor probó que era de su agrado esa devoción, ya que la aprobó y hasta la colmó de indulgencias.
Enseguida que volvió la madre Magdalena con este presente de su Santidad, comenzaron a imprimir triduos, novenas, y oraciones en honor de la Divina Niña, que se repartieron por el pueblo mexicano. Comenzaron a festejar todos los días 8 de cada mes, como recuerdo especial a la Virgen Niña, y sobre todo la fiesta principal, la de la Natividad, el 8 de septiembre.
Nuestro Señor hizo verdaderos milagros a través de su Reinita. Entre otros le devolvió la vista a una niña que era ciega y que los médicos habían dejado ya por imposible. Los pecadores volvieron a la fe ; niños enfermos se recuperaron milagrosamente al ser colocados al amparo de la Divina Niña, los adultos, los ancianos, todos los que le pedían al Señor una gracia por la intercesión de su madrecita, la recibían. También acontecimientos curiosos.
La madre Magdalena era muy sencilla y le hacía demostraciones de amor a la Virgen que demostraban cuanto la quería, con este cariño la llamó Divina Infantita, porque decía que era una niña toda de Dios. Le colocó un cuarto al lado del suyo con un letrero que decía :Cuarto de la Divina Infantita. Este cuarto estaba siempre adornado con flores, y mil primores propios de una niñita, con velas, y con todo lo que los devotos le enviaban en señal de agradecimiento.
En la fiesta del 8 de septiembre los señores Obispos celebraban la Eucaristía de Pontifical. Para todo esto los devotos daban donativos, y otras veces la madre Magdalena hacía primores y los rifaba o se los regalaba a los devotos que enseguida le enviaban un donativo. Y así se iba extendiendo este culto tan agradable a los ojos de Dios.
Cuando todo estaba en auge, nuestro Señor llamó para sí a la madre Magdalenita, ella había cumplido su misión y en el año 1859, a la edad de 69 años, abrió sus ojos para la Vida Eterna.
En sus últimos años de vida, le pidió a la abadesa que se encargara de continuar fomentando este culto. Y este fue el deseo de la madre, pero se fueron pasando los años, y como no estaba tranquila porque no había seguido con aquel culto, pensó en hacer una imagen más pequeña y colocarla en una urna para enviarla por las casas de los devotos, ya que en el monasterio era cada vez más difícil continuar con los cultos, y nadie se encargaba de seguir fomentando la devoción entre el pueblo.
Le encargó a un escultor que hiciera otra Divina Infantita pero más pequeñita que la que tenían. El escultor que estaba haciendo un Niño Jesús, quiso transformarlo en la Divina Niña y salió tan fea que la madre Guadalupe no quiso ni que la vieran, y la dejó guardada en su armario durante 20 años.  
PEQUEÑA HISTORIA DE MARÍA DEL ROSARIO ARREVILLAGA ESCALADA Y CÓMO RENACIÓ EL CULTO DE LA DIVINA NIÑA EN MÉXICO 
Un año después de la muerte de la Madre Magdalena de San José, el día 12 de Noviembre de 1860, nació una niña que sería la que se encargaría de dar a conocer nuevamente la devoción de la Divina Infantita, y no sólo en México, sino por el mundo.
Vivía en México una familia sencilla y piadosa formada por don Marcos Arrevillaga y por doña Guadalupe Escalada. Habían tenido dos hijitos y una niña a la que llamaron Nicolasita. Pero la niña murió dejando a los padres desconsolados. El deseo de los padres de alcanzar del Señor otra hijita los llevó a proponerse el levantarse todas las madrugadas para rezar el Santo Rosario, y así alcanzar del Cielo otra hija.
Se levantaban todos los días a las 4 de la mañana y le rogaban a la Santísima Virgen que intercediera por ellos ante su hijo Jesús y les concediera la gracia de tan deseada hijita.
Así fue como don Marcos y doña Guadalupe recibieron a su niña como una verdadera bendición del Cielo y al bautizarla le dieron el nombre de María del Rosario, porque realmente había sido hija del Rosario. Y la niña correspondió tan bien a esta devoción de los padres, que dicen que con sólo tres y cinco años de edad ya rezaba perfectamente el Rosario con la letanía y todo.
Cuando María del Rosario era pequeña murió su padre, su madre trabajaba en casa haciendo cuanto podía para sacar a sus hijos adelante. Desde pequeña M. Rosario tenía un don de gentes extraordinario, atrayéndose el cariño y la amistad de todos. Era expresiva, amable y educada, y muy cariñosa con todos los que se encontraba. Todas las personas que la conocían la querían.
Pasado un tiempo su madre se casó nuevamente con un gran ingeniero, don Francisco González Cosío. Pero lo nombraron director de la ferrovía de Oaxaca, al sur de México y se tuvo que ir a vivir lejos de la esposa. Todos los meses le enviaba un dinerillo a su esposa que mal daba para mantenerla a ella y a los hijos del primer matrimonio. Pero con eso y con los trabajos de doña Guadalupe iban saliendo aunque estrechamente.
María del Rosario cantaba muy bien y una amiga la llevaba a veces a cantar en las ceremonias de las religiosas que conocía ; así cuando tenía 19 años su amiga la llevó con las monjas Concepcionistas que vivían en San José de Gracia, en México, pues había Profesiones religiosas, y a partir de ahí la joven M. Rosario empezó a hacer amistad con las monjas y las visitaba de vez en cuando.
Cuando las monjas descubrieron el gran corazón de M. Rosario y la devoción que tenía por la Santísima Virgen y por el Santo Rosario, un día la abadesa decidió enseñarle la imagen de la Divina Niña que mandó hacer en vida la madre Magdalena, aquella imagen primera que era tan preciosa y del tamaño natural de una niña al nacer.
En ese tiempo las monjas ya no vivían en el convento, sino en una casita de la calle del Reloj, pues el Gobierno perseguía a los religiosos y tuvieron que abandonar los conventos, y vivir donde y como podían. Aquella primera imagen tan milagrosa estaba en el pasillo adornada con jarrones de flores muy bonitas y con una lámpara encendida de día y de noche.
Al ver a la Virgen tan chiquitita la emoción de M. Rosario fue tan grande que se puso de rodillas diciéndole: "así es como llena mi corazón" ; y desde aquél día ella se encargó de cuidarla, de arreglarle los jarrones y de que la lámpara estuviera siempre encendida y limpia. Y la mimaba y le hablaba con tal cariño que parecía que veía a la Virgen recién nacida y viva cada vez que se aproximaba a la imagen.
Las monjas al ver en la joven Rosarito aquella devoción y aquella locura de amor que eran cada vez mayores, pensaron regalarle la otra imagen fea que estaba en el armario, pues aunque era feilla y pequeña en definitiva representaba también a la Virgen Niña, y pensaron que a Rosario le gustaría tenerla para ella sola.
Era el mes de octubre, ya habían pasado unos días desde el día del Rosario, y Rosarito fue a visitar a las monjas, al llegar la abadesa le dijo :"mira Rosarito ve a mi armario y verás allí una cosa, y si te gusta te la quedas para ti como regalo de tu Santo y de tu cumpleaños".
M. Rosario fue y encontró a la imagen pequeñita y fea que estaba hasta sin vestir pero que representaba a la Virgen recién nacida, y se conmovió tanto que la cogió con profunda emoción y empezó a hablarle palabras de amor y ternura, y la abrazaba con la misma devoción como si fuera la imagen bonita que conocía hasta entonces, y así llegó donde estaban las monjas llena de alegría y agradecimiento, diciendo que la daría a conocer por el mundo entero, que le construiría un templo en el lugar más importante de México, y que Dios por la intercesión de la Divina Niña haría grandes milagros, que desde las persona más nobles a las más pobres, todas irían a conocerla y se encomendarían a la Ella, y la venerarían como a una Reina, como a una Princesita Celestial... en fin tantas cosas decía que las monjas acabaron por mandarla a su casa para que no dijera más tonterías. Y así con su tesoro en los brazos se fue a su casa y desde ese momento empezó a darla a conocer y a hacer que esa devoción que durante 20 años estuvo apagada volviera a renacer en el corazón del pueblo mexicano. 
CÓMO FUE QUE MARIA DEL ROSARIO LE DIO CULTO A LA DIVINA INFANTITA 
M. Rosario vistió la imagen de la Divina Infantita como una Reina, y la llevó para bendecirla, después la colocó en un cuarto de su casilla de la calle Verde nº 7 en un barrio lejos del centro de la ciudad.
Le contó a su madre todo lo que pensaba llevar a cabo y los milagros que haría la Divina Infantita y los deseos de construir un Templo en el mejor lugar de México para que honraran la Virgen en su Natividad. Pero su madre lo único que hacía era preocuparse con esas cosas pues viendo los pobres que eran y que apenas tenían medios para vivir, no sabia como su hija iba a llevar a cabo todo lo que soñaba ; además de los sufrimientos que eso iba a suponerle a su hija.
Pero M. Rosario no tenía dinero ni siquiera para comprar aceite para la lámpara de la Divina Niña, y esto la entristecía mucho.
Lloraba amargamente ante la imagen de la Niña y un día llevada por el gran amor que sentía, le dijo a la Virgen : "mira Niña Divina, ya ves que no tengo medios para comprarte tu aceite, para la lámpara, pero yo voy a decir que tu eres muy milagrosa, que te pueden pedir cualquier cosa y que te traigan el aceite para la lámpara y tú, tesoro de mi corazón, haces todo lo que te pidan las personas que vengan con fe, tu se lo pides todo al Señor, por favor".
Con esta extraordinaria sencillez y confianza en la Divina Niña y con la esperanza y fe de que ella haría todo lo que pidieran con fe, se fue a visitar a los vecinos y conocidos, diciéndoles que tenía una imagen de la Virgen recién nacida que era muy milagrosa, que fueran a verla y se encomendaran a ella con fe y que le llevaran aceite para la lamparilla.
Como ya dijimos, María del Rosario era muy sociable, delicada, y atenta con las personas, poseía realmente un gran atractivo, una simpatía extraordinaria, como se suele decir, tenía don de gentes.
Uno de los primeros favores que el Señor concedió en aquel barrio por intercesión de la Divina Infantita fue con un señor que vivía en la esquina de la casa de Rosarito y que era hojalatero. Mª del Rosario lo saludaba todos los días al pasar y un día le dijo : "Mire usted tengo una imagen de la Virgen recién nacida y es muy milagrosa, si usted tiene algún día una pena muy grande o quiere alcanzar algún favor, vaya a casa y pídale lo que quiera con mucha fe y de camino le lleva un poco de aceite para la lamparilla".
Pues este hombre no tardó en ir y pedirle a la Divina Niña lo que deseaba y nuestro Señor por intercesión de la Virgen le concedió lo que pedía y así fue como comenzó a alcanzar alguna fama de milagrosa, y las personas empezaron a visitarla y hacer fila para poder entrar en la casa y rezar.
Estas personas llevan presentes para adornar el cuarto de la Divina Infantita, y así con cosas muy sencillas fueron haciéndole un altar. Rosarito con los donativos compraba cajas de cartón y las forraba con papel brillante, con botellas vacías también forradas de papel hacía candelabros y jarrones, y con otros papeles hacía flores y otros adornos.
Poco a poco no sólo las personas pobres y sencillas de los barrios iban a ver a la Divina Infantita y a encomendarse a Ella, sino que también la aristocracia de México pasó por aquella casita. Así iba realizándose la profecía que Mª del Rosario dijo el día que recibió la imagen de regalo por sus veinte años y su santo.
Las personas que pedían en agradecimiento a la Virgen le regalaban cosas para adornar aquel cuarto, y poco a poco aquel cuarto que estaba adornado con cajas de cartón se fue transformando en un pequeño oratorio, digno de la Reina del cielo. Le regalaron una alfombra roja, unos biombos alrededor del altar, velas que siempre estaban encendidas de día y de noche, aceite de oliva y de ajonjolí para las lámparas de cristal de colores, etc...de esta manera todo tenía un ambiente singular, recogido, donde se sentía una profunda piedad, alegría, recogimiento, y una devoción extraordinaria, lo cual favorecía la oración profunda y silenciosa.
Llegó a tener aquel altar 50 lámparas, en candelabros de cristal y níquel. También la Divina Niña tuvo sus ropitas propias de una Princesita, algunas bordadas en seda, en oro y plata o primorosamente pintadas, le regalaron una cunita de plata y un armario donde guardaba todo lo que tenía. Los devotos agradecidos no sabían que llevarle a la Divina Niña como muestras del amor que sentían por ella y del agradecimiento por los beneficios obtenidos...todo les parecía poco para lo que ella merecía y lo más importante es que no solo le regalaban cosas materiales, sino que ganaba los corazones y el amor de los que la visitaban.
Tal era el amor de Mª del Rosario por la Reinita del cielo que consiguió que se celebrara allí el mes de mayo con solemnidad y devoción, y a pesar de que en México llueve mucho en este mes, siempre estaba la salita llena de personas. Hasta los estudiantes iban a pedirle favores a la Divina Infantita, a veces las personas llegaban de rodillas desde la escalera o desde el pasillo...
La Novena que antecede a la fiesta principal, la del día 8 de septiembre, se celebraba en algunas iglesias con gran fervor, entre las que se repartían todos los devotos ya que en la casita no era posible reunirse todos. En el altar de la Divina Niña nunca faltaban las rosas, que era la flor preferida de Mª del Rosario, porque representaba con ellas las Ave Marías del Santo Rosario, que como sabemos es la oración preferida de Rosarito.
Una de las oraciones que los devotos rezaban para agradecer a la Divina Infantita todos los beneficios, o para conquistarse su corazoncito, era el Rosario de 15 misterios, meditando un poquito en cada uno y el significado que encierran. De ahí sacaban una enseñanza para la vida de cada día. Pero si contáramos todos los milagros que las personas recibieron del Señor por la intercesión de la Divina Niña y por la oración del Rosario se podrían llenar varios libros además de los milagros, anécdotas y acontecimientos maravillosos...
Vamos a referir aquí un acontecimiento que nos demuestra el amor y la sencillez tan grandes que Mª del Rosario tenía para su Niña, y donde se ve como era agradable al Señor todo lo que las personas hacían por la Divina Infantita:
Cuando nuestra joven todavía no tenía medios económicos para ofrecerle a la Divina Niña todo lo que su corazón deseaba y un día que quería adornar el altar con las mejores flores, se fue llorando ante la virgencita y le decía : "mira mi niñita ya que no puedo comprarte ni una flor, voy a ir a la floristería y aspiraré el perfume de los mejores ramos que haya, de las rosas, los nardos, los claveles, las gardenias, y de todo lo que haya y después me vengo corriendo y te traigo todo el perfume para que tu también lo puedas aspirar. Pues así hizo. Se dirigió a la floristería que estaba lejísimos de su casa y tuvo que ir andando porque no tenía para el autobús. Al llegar allí se paseó entre las flores y cogía los ramos como si los fuera a comprar, y los aspiraba con cariño y esmero llenándose lo más posible de los maravillosos olores con la finalidad de llevárselos a su Reinita. En seguida volvió a su casa para derramar todo aquel perfume místicamente guardado en su corazón enamorado.
Llegó ante el altar de la Divina Niña y en medio de lágrimas de amor, hacia como que se lo daba todo a la Virgen. Después de un rato de oración ante María, se fue a almorzar y llamaron a la puerta de la casa, inmediatamente se adelantó a abrir, y se encontró con la criada de una señora que era muy rica y devota de la Divina Niña que en aquel día había recibido un regalo de dos cestas de gardenias y que se acordó en seguida de su Virgencita y pensó enviárselas para que adornaran y perfumaran aquel altar.
Vieron así como nuestro Señor y como nuestra Reina celestial manifestaron que les había agradado aquel gesto tan sencillo de Mª del Rosario, de aspirar el perfume de las flores para derramarlo después a los pies de la Virgen.
ORACIÓN
¡Oh! Santísima Virgen Niña, que viniendo al mundo consolaste la tierra que en Ti saludó la aurora de la Redención por los prodigios de gracia que derramaste entre nosotros, escucha piadosa mis súplicas.
En las penas que me afligen y especialmente en la necesidad que en este momento me oprime, toda mi esperanza está en Ti, ¡oh dulce Virgencita! Muéstrame pues que el tesoro de gracias que dispensas es inagotable, porque ilimitado es tu poder sobre el Corazón paternal de Dios.
Escucha ¡oh Virgen Niña! mi ardiente súplica y alabaré eternamente la bondad de tu Corazón.
Rezar tres Avemarías y una Salve.
También agrada muchísimo a la Virgen Niña el rezo del Santo Rosario.

Sep 29, 2016

TERCO DO MENINO JESUS - COROA NINO JESUS



TERCO DO MENINO JESUS - COROA NINO JESUS
GRAVAÇÃO: MARCOS TADEU TEIXEIRA
SANTUÁRIO DAS APARIÇÕES DE JACAREÍ
***
Acessem:
RÁDIO MENSAGEIRA DA PAZ
www.radiomensageiradapazjacarei.blogspot.com.br
SITE OFICIAL DO SANTUÁRIO:
www.aparicoesdejacarei.com.br
WEBTV:
www.apparitionstv.com
LOJA VIRTUAL:
www.presentedivino.com.br

Sep 27, 2016

JACAREÍ,25.09.2016-APARIÇÃO E MENSAGEM DE NOSSA SENHORA E SANTA HILDA-AO VIDENTE MARCOS TADEU-NAS APARIÇÕES DE JACAREÍ

VÍDEO APARIÇÃO E AÇÃO DE GRAÇAS:
https://www.youtube.com/watch?v=cATdS5LdhyM



JACAREÍ, 25 DE SETEMBRO DE 2016
CLIQUE NO LINK E OUÇA:
554ª AULA DA ESCOLA DE SANTIDADE E AMOR DE NOSSA SENHORA
MENSAGEM DE NOSSA SENHORA E SANTA HILDA
AO VIDENTE MARCOS TADEU TEIXEIRA NAS APARIÇÕES DE JACAREÍ



(Maria Santíssima): “Queridos filhos, hoje, convido vocês novamente a meditarem mais na Minha Mensagem de La Salette.
Este tempo é o tempo propício para a meditação da Minha Mensagem e do Meu Segredo de La Salette. Para que compreendam um pouco mais quanto é profunda a Minha Dor por ver que mesmo depois de 170 anos daquela Minha Aparição, Minhas Lágrimas continuam descendo continuamente dos Meus olhos.
Porque os Meus filhos permanecem com os seus corações completamente endurecidos no pecado, no mal e raramente encontro uma alma capaz de renunciar ao pecado para poder viver na graça de Deus.
E se renunciar ao pecado e viver na graça de Deus já é raro, já é raro encontrar almas assim. Muito mais raras são as almas capazes de deixar tudo, até mesmo os seus sonhos, os seus interesses, os seus planos pessoais.
Para se darem totalmente a Mim como Meus escravos de amor, para viver só por Mim, só para Mim, existindo, pensando, trabalhando, sofrendo, falando, caminhando, agindo só por Mim, só para Mim. E para Me tornar sempre mais conhecida e amada por todos os Meus filhos do mundo inteiro.
Oh, como são raras essas almas! Eu mesma disse à Melanie, que os Meus Apóstolos dos Últimos Tempos seriam pobres segundo o mundo, mas muito ricos da graça e do amor de Deus. Pois bem, são tão maus estes tempos em que vocês vivem, que não encontro esses apóstolos pobres das coisas mundanas. Que não tem amor, que não tem afeição às coisas mundanas, às honrarias, ao dinheiro, às coisas materiais, aos prazeres, às criaturas para amar e pensar só e unicamente em Mim.
Não encontro essas almas pobres de si mesmas, de suas vontades, de seus desejos, de seus apegos mundanos. Para serem cheias só da Minha Chama de Amor, só de verdadeiro amor pelo Senhor e por Mim.
É por isso que uma espada de dor profunda ainda permanece encravada no Meu Coração e com exceção de umas poucas almas raras como o ouro e entre elas encontra-se o Meu filhinho Marcos. Não encontro em quase ninguém um amor capaz de renunciar a tudo, de desprender-se de tudo para viver tão só e puramente por Mim.
É por isso que vocês devem dar a conhecer a Minha mensagem e o Meu Segredo de La Salette urgentemente para que os Meus filhos vendo e compreendendo esta Minha dor possam sentir a necessidade de Me amar, de doar as suas vidas só para Mim, de entregar-se totalmente  ao Meu serviço, não buscando e não querendo amar mais nada fora de Mim.
E assim, levantem-se muitas e generosas almas de todas as partes do mundo para darem as suas vidas a Mim, para viverem só Comigo, por Mim e em Mim para glória de Deus.
As Minhas Lágrimas continuam descendo dos Meus olhos maternos, porque bato à porta de muitos corações pedindo a eles que Me deem seus corações, suas vidas, que renunciem a si mesmos, à sua vontade, aos seus planos para serem só Meus. Para viverem Comigo e fazerem de Mim a sua vida, para fazerem do Meu plano o seu plano.
Mas, tudo o que encontro é egoísmo, dureza de coração e frieza. Almas que não são capazes de renunciar à sua opinião, ao seu querer, aos seus planos para fazer tão só e exclusivamente a Minha Vontade.
Quanto egoísmo, quanto amor próprio encontro sobre a face da Terra! Já não há mais almas capazes de esquecerem-se de si mesmas, de sua vontade, de seu querer, de seus planos para fazer de Mim a sua vida.
A maioria das pessoas logo já na flor da juventude abandona-Me, abandona o Senhor para viverem a sua vida, para fazerem a sua vida como querem. E como são poucas as almas cheias de amor capazes de fazer de Mim a sua vida.
Por isso, não há mais almas santas. Por isso não há mais almas vítimas de amor capazes de serem os para raios para deter os raios da Justiça Divina, que o mundo provoca todos os dias sempre mais com pecados sem conta.
E é por isso que os castigos, sobretudo os terremotos aumentaram tanto nas últimas décadas e continuarão a aumentar, porque já não há mais almas generosas, não há mais almas abrasadas de amor capazes de sacrificar a sua própria vida a Mim, a Deus vivendo Comigo uma vida só de oração, só de sacrifício, só de serviço, só de trabalho pela salvação das almas, só de imolação pela salvação das almas.
É por isso também que aumentaram tanto no meio de vocês as doenças graves e incuráveis, as secas, as pestes, as epidemias, as inundações, os maremotos, os castigos tantos da natureza, a falta de paz e harmonia nas famílias, a violência.
Porque já não há mais almas generosas que detenham estes males com o incenso da sua oração, com o perfume das suas vidas completamente consagradas a Deus e a Mim, com a mirra dos seus sacrifícios diários oferecidos Comigo e por meio de Mim ao Eterno para aplacar a Sua Justiça, ofendida e inflamada pelos pecados do mundo.
Não há mais almas de puro amor abrasadas da Minha chama de amor capazes de dizer não à sua vontade e aos seus planos para viverem a Minha vontade. E para junto Comigo viverem o coro das almas advogadas, das almas intercessoras, das almas vítimas. Que com suas orações e com o sacrifício quotidiano, diário, da sua vontade, da sua vida imolada ao Pai juntamente Comigo para aplacar e deter os raios da Ira de Deus.
É por isso, que Eu continuo vertendo Lágrimas copiosas já não mais em La Salette, mas em tantas partes do mundo. E muitas vezes nas Minhas Imagens lágrimas até de sangue, para mostrar aos Meus filhos quanto é grande a Minha Dor, porque tenho que segurar os raios da Ira Divina sozinha.
Porque não há mais almas generosas, almas amorosas capazes de oferecer suas vidas junto Comigo, para Me ajudarem a aplacar a Ira do Eterno ofendido e traído pelos Seus próprios filhos.
Sim, como é grande a dor do Coração do Pai do Céu traído todos os dias pelos Seus filhos. Traem-No hora a hora com os seus pecados, com as suas ingratidões, com as suas blasfêmias, com a sua vida mundana repleta de pecado.
Traem-No, traem o Seu Amor que os criou, que lhes conserva a vida, que lhes deu tantas graças, tantas bênçãos, que lhes deu o mundo para nele viverem.
E usam tudo isso, os dons, as graças o mundo em que vivem, o próprio corpo, a própria inteligência e vontade só para trair o amor do Pai, só para ofendê-Lo, só para magoá-Lo.
Como é grande a dor do Coração desse Pai que não é amado e é traído a todo o momento pelos Seus filhos, minuto a minuto traem-No. E essas traições sobem ao Coração Dele como agudas espadas que o transpassam e O fazem sofrer.
Meus filhos, já é o momento de verdadeiramente os Apóstolos dos Últimos Tempos, as almas generosas, abrasadas com a Minha Chama de Amor, levantarem-se de todas as partes do mundo e formarem Comigo o coro das almas generosas, das almas rosas místicas de amor, que Eu tanto pedi em Montichiari, que Eu tanto pedi Aqui e mesmo em La Salette. Pois as rosas que coroavam Minha cabeça circundavam o Meu Coração e Meus pés eram a corte das almas rosas místicas de amor que Eu tanto queria, que Eu tanto procurava, que Eu tanto pedia.
Aqui, com o Meu filhinho Marcos, Minha rosa mística incessante de amor, Minha chama incessante de amor, quero almas completamente imbuídas e totalmente imersas deste espírito, desse espírito de amor, de sacrifício, de doação da própria vida.
Para desagravar o amor traído do Pai do Céu, para aplacar a Sua Justiça inflamada contra tantos pecados e traições dos Seus próprios filhos.
E para juntamente Comigo estas almas novamente alegrarem o Coração de Deus, fazendo-No sentir-Se melhor, por ver que pelo menos Aqui neste local bendito das Minhas Aparições em Jacareí, Ele tem verdadeiramente um belo jardim de rosas místicas de verdadeiro amor.
Que juntamente com o Meu filhinho Marcos, a maior rosa mística de amor que tenho na Terra. Cultivadas estas rosas, esse jardim, cultivado pessoalmente por Mim para dar a Ele todos os dias o suave perfume do verdadeiro amor, da verdadeira obediência, da verdadeira generosidade, da verdadeira vida de sacrifício.
Por isso Aqui, na Minha Ordem Religiosa só quero: almas completamente imbuídas deste espírito e totalmente mortas para si mesmo, para o mundo e para tudo o que se relaciona com o mundo.
Para que assim, verdadeiramente sendo só e exclusivamente Meus, Meu Coração possa dar a Deus todos os dias a alegria de ver que Aqui cultivo um verdadeiro jardim de rosas místicas de amor, de oração, de sacrifício. E esquecimento, martírio pessoal de si mesmo, voluntário, espontâneo todos os dias, para dar a Deus verdadeiramente, o suave e odorífero perfume do Amor!
E mesmo os Meus filhos leigos, deles exijo este espírito de amor, de renúncia às coisas mundanas, de desprendimento de tudo aquilo que é do mundo e leva para longe de Deus. Quero deles um espírito de verdadeiro amor ao Meu Rosário, às orações que Aqui vos dei e pedi.
E também, um verdadeiro espírito de sacrifício pessoal, que significa: aceitar as cruzes da própria família e do trabalho de cada dia.
Fazendo isto, poderão ser embora não sejam do Meu Jardim especial, predileto e seleto de rosas místicas de amor da Minha Ordem Religiosa.
Poderão ser ainda no mundo, no meio do pântano do mundo: pequenas margaridas de amor. Que com a sua simplicidade, sua pureza, seu perfume e sua beleza poderão ainda também atrair os olhos do Altíssimo.
E assim, fazer descer sobre esta humanidade completamente corroída pelo espírito do mal e do pecado, raios de graças, chuva de misericórdia e de salvação para tantas almas que tanto necessitam.
Aqui, verdadeiramente desejo que o Meu Jardim de rosas místicas de amor seja o mais belo de toda a história da humanidade. Para que assim, o Eterno verdadeiramente olhe para o Meu Jardim e por causa dos Meus servos, dos Seus servidores fiéis. Aqui, Ele possa derramar a Sua grande Misericórdia sobre tantas almas que correm o grave risco de se condenarem eternamente.
E que sem a vossa ajuda, sem a vossa vida doada para a salvação deles, sacrificada pelo bem eterno deles nunca poderão salvar-se sozinhas.
Por isso, quero verdadeiramente levar-vos a mais alta santidade. Eu teria muitas e maiores Mensagens para dar-vos, mas a vossa lentidão em viver as Mensagens que já dei, Me impede de dá-las.
É preciso agora avançar, dar um passo adiante, crescer, deixar para trás o amor infantil, a fé infantil, a compreensão infantil das coisas de Deus e das Minhas Palavras. E crescer na compreensão do verdadeiro amor, na compreensão das Minhas Palavras, do que significa santidade, do que significa sacrifício da própria vida, imolação da própria vida, para que outras muitas vidas possam ser salvas e reviver.
É preciso avançar no entendimento do que é o perfeito amor que Eu quero. Para que verdadeiramente vocês se tornem aquelas rosas místicas de perfeito e supremo amor que Eu vim Aqui procurar, cultivar para dar ao Meu Senhor.
Eu desejo que vós possais dar a Minha Mensagem de La Salette através dos Filmes que o Meu filhinho Marcos fez desta Aparição ao conhecimento de todos o mais depressa possível.
Porque somente quando os Meus filhos compreenderem a Minha grande Dor. E como o Meu Coração ainda hoje não foi correspondido no amor que espera dos Seus filhos. Só assim, as almas sentirão a necessidade de me amar e de Me consolar, de Me reparar e de Me desagravar. E de se tronarem os Apóstolos dos Últimos Tempos que Eu tanto quero e que Eu tanto desejo.
Se vós fizerdes isto, Meus filhos, então, Meu Coração depressa fará com que as trevas se afastem da humanidade, com que a nuvem peçonhenta da apostasia, da perda da fé, do comunismo, do ateísmo, das heresias se afastem do mundo.
E então, verdadeiramente o Brasil e o restante do mundo se tornarão o Meu jardim mundial de rosas místicas de amor. Então será o Triunfo do Meu Coração Imaculado.
Então, o Meu filho Jesus reinará por meio de Mim para sempre e finalmente vós gozareis de um novo, duradouro e perpétuo tempo de felicidade e paz.
Continuem rezando o Meu Rosário todos os dias, pois por meio dele cada vez mais vos levarei a vos tornardes Minhas rosas místicas de amor.

A todos Eu abençoo agora com amor de La Salette, de Lourdes e de Jacareí.”






(Santa Hilda): “Amados irmãos Meus, Eu, Hilda, alegro-Me novamente por vir a vós juntamente com a Nossa Rainha Santíssima.
Meus amados irmãos, sede pequenas margaridas místicas: de simplicidade, de candura, de modéstia e de amor dando as vossas vidas completamente para Ela. Para que por meio Dela Ela possa verdadeiramente realizar nas vossas vidas o Seu Plano Materno de Amor.
Sede margaridas místicas de amor, vivendo cada dia na simplicidade, desapegando-vos de tudo que é supérfluo, procurando viver unicamente com o essencial, dando a Deus e à Mãe de Deus muito mais do que as vossas coisas, dando a Eles vossa vida, vosso coração.
Pois não são as vossas coisas o que Deus quer, mas sim vós mesmos. Dai a Ele o vosso coração e tereis dado tudo e nada mais tereis que dar ao Senhor e à Sua Mãe.
Se fizerdes isso, sereis verdadeiramente margaridas cândidas, místicas de amor. Que para si mesmas não querem nada, glória alguma, comodidade, prazer ou mordomia alguma. E que unicamente querem encantar, alegrar e dar o carinho, a beleza, o encanto da sua candura para aquele que a contempla para aquele que a possui, para aquele que a cultiva.
Sede as margaridas místicas de amor, vivendo continuamente neste espírito de modéstia, de doação de vós mesmos a Deus e à Mãe de Deus completamente.
Se viverdes assim, verdadeiramente vós dareis a Ela um grande poder místico: de oração, de sacrifício e penitência todos os dias. Para que ela possa barrar os raios da Justiça Divina inflamados contra tantos crimes e pecados que todos os dias se cometem. Minuto a minuto, mais uma alma trai o amor de Deus Pai. E o Seu Coração já não pode mais suportar tantas traições, tantas ingratidões dos Seus próprios filhos.
É por isso que são necessárias tantas almas margaridas místicas de amor. Que com a sua candura, com a sua vida repleta de amor, de sacrifício, de doação, de desapego de si mesmas de renúncia ao seu ‘eu’ e ao seu querer. Possam dar ao Pai Eterno o encanto e o perfume, de sua pureza, de sua santidade, de sua vida completamente imolada ao Pai, para dar a Ele alegria e para com as suas vidas suplicar a conversão de tantas almas que tanto necessitam.
Quando uma alma dá a sua vida totalmente a Deus e à Mãe de Deus pela vida consagrada e religiosa. Só por existir sua vida já se torna uma contínua e incessante oração, um contínuo sacrifício que unido ao sacrifício do Cordeiro Imolado e também da Corredentora da humanidade aplaca a Ira Divina, clama Misericórdia do Pai e perdão para os pecados do povo.
Afasta muitos castigos que o mundo merecia por suas ingratidões e traições ao amor de Deus. Atrai muitas e grandiosas graças, bênçãos para a humanidade, para as lavouras, plantações, para as casas, para a humanidade em geral. E, sobretudo, a graça da Paz.
É por isso que a violência aumentou tanto neste mundo nos últimos tempos, nos últimos anos. Porque diminuiu consideravelmente o número de almas verdadeiramente consagradas a Deus que vivem santamente sua vocação.
Não havendo quem com o sacrifício da sua vida doada a Deus, para impedir o avanço do mal e de satanás, o castigo da humanidade foi ter o aumento da violência, das guerras por todos os lados.
E as famílias que antes produziam os Santos, as almas consagradas santas para impedir o mal com a doação de suas vidas a Deus. Agora tem o seu justo Castigo. Por terem tirado o Rosário, a Oração, o ensino religioso das famílias que produziam tantos santos, as famílias agora colhem o próprio veneno e o Castigo da sua apostasia.
Geram apenas filhos maus, jovens violentos, egoístas, frios, duros de coração insensíveis para com os sofrimentos de seus pais. E que muitas vezes até os maltratam, ignoram, desprezam e abandonam.
E esses filhos fazem sofrer as outras famílias propagando e espalhando a violência, a maldade e os crimes por todos os lados. Eis o salário do afastamento de Deus, da Sua Mãe e da oração.
Se as famílias voltarem a produzir os santos como antigamente, as almas consagradas a Deus, boas como antigamente. Então, Deus mandará depressa o Anjo da Paz dar a Paz ao mundo. 
Que as Mães sejam como Eu fui que eduquem os seus filhos não para o mundo, mas para o Senhor. Não para os prazeres da Terra, mas para as alegrias e as coisas do Céu. Não para as mulheres da Terra, mas para a mais bela Mulher do Céu, a Virgem Maria!
 Sim, que as mães sejam como Eu fui e façam como Eu fiz e das suas famílias voltarão a sair os filhos Santos como outrora. Que irão com as suas vidas repleta de oração e de santidade deter muitos males, muitos castigos. Farão recuar a violência e farão com que a Paz verdadeiramente seja dada pelo Altíssimo à terra novamente feliz, por ver que há filhos na Terra, que verdadeiramente o amam mais que tudo e acima de tudo.
 Que os pais sejam como Eu e eduquem suas filhas não para os prazeres mundanos ou para apenas os amores da Terra. Mas para o verdadeiro e belo amor do Céu que é Nosso Senhor Jesus Cristo, Nosso Amor, Nossa Vida e Nosso Tudo.
E então, verdadeiramente produzirão as Santas como antigamente havia que com as suas vidas repletas de amor, oração e sacrifício atrairão os olhos de Jesus para a humanidade. E por causa Dela, Suas servas, suas servidoras derramará um oceano, um dilúvio de misericórdia sobre a Terra inteira.
Eu, Hilda, peço a todos que continuem rezando o Rosário da Mãe de Deus, pois com Ele as famílias de vocês, as vossas famílias verdadeiramente transformar-se-ão em jardins. Em jardins de rosas místicas de amor e em verdadeiras vinhas que produzirão muitos frutos santos: de amor, de beleza, de fidelidade, de obediência que encantarão os olhos do Senhor.
Santos! Produzi novos Santos das vossas famílias e o mundo voltará a ter Paz!
Amai mais a Deus e mais a Mãe de Deus crescendo neste verdadeiro amor, que Ela tanto deseja de vós e dando à Mãe de Deus finalmente vosso coração, vosso ‘sim’ e o vosso amor filial. Não buscando nenhum interesse em Deus e nem na Mãe Deus.
Servir por amor, rezar por amor, viver por amor, dedicar-se a Eles por amor, sofrer por amor, chorar por amor a Eles, esperar neles por amor, morrer por amor.
Que a vida de vocês seja assim, e então, verdadeiramente tereis dado a Deus tudo.
A todos Eu abençoo agora com amor com a Mãe de Deus de Lourdes, de Fátima e de Jacareí.”



Acessem:
RÁDIO MENSAGEIRA DA PAZ
SITE OFICIAL DO SANTUÁRIO:
WEBTV:
LOJA VIRTUAL: